El mercado laboral se feminiza

La incorporación de la mujer se hace evidente en los últimos once años al subir el 49,9% de la población activa El envejecimiento es un hecho: los mayores de 45 años crecen un 59,2%

El protagonismo es para las mujeres. Y va a más. Todavía no son mayoría, pero van camino de mandar en el mercado de trabajo. Por lo pronto, la equiparación de los sexos está a un paso después de que en los últimos años se hayan incorporado en masa. En la actualidad, el 45,7% de la población activa en Huelva son mujeres; hace sólo once años, en 2005, antes incluso de que irrumpiera la crisis, tenían un peso muy inferior, a más de ocho puntos por abajo: el 37,1%. El salto es evidente y anticipa el relevo que se acabará produciendo entre sexos. La feminización del mercado laboral no ha hecho más que empezar.

La referencia para observar el cambio de tendencia es la Encuesta de Población Activa (EPA). Los últimos datos publicados por el INE, y recopilados por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía, fijan la población activa en la provincia en 244.400 en el primer trimestre del año. Son personas mayores de 16 años, en disposición de trabajar, tanto con empleo como parados.

La cifra actual es mayor que la de 2005, año más lejano que ofrece la estadística del instituto andaluz. Entonces, también para los tres primeros meses, figuraban 201.200 personas, 43.200 menos que ahora. Esto supone un incremento del 21,5% de activos en el mercado de trabajo.

Este aumento, pese a la crisis, se fundamenta en un hecho que toma una dimensión especial en Huelva: la incorporación de la mujer. Porque el 86,1% de los 43.200 activos que ha ganado Huelva en once años son mujeres. Hay 37.200 más en este tiempo, por sólo 6.000 hombres. El cambio de realidad está ya servido.

La estadística demográfica también revela el predominio femenino, que es más acentuado en las aulas. Hay más estudiantes universitarias y eso se empieza a notar también en los datos de egresados y en la nueva configuración del mercado laboral.

Para empezar, el segmento de edad más joven, el comprendido entre los 16 y los 29 años, es ya femenino. El dato general ha caído este año hasta 45.900, desde la referencia del primer trimestre de 2005: 63.300. Se ha perdido un 27,5% de activos jóvenes, pero las mujeres han pasado a representar ahora el 51,63% del total, nueve puntos más que hace once años.

El otro tramo de edad con mayoría femenina ahora es el de activos con 65 años o más. El punto de partida era la igualdad entre géneros, repartidos al 50%. Pero hay un dato demoledor: de los 1.100 nuevos activos mayores, 1.000 son mujeres, lo que les ha llevado a tener una cuota del 76,5%.

En el grueso del mercado laboral, que componen los activos entre 30 y 64 años, sigue la mayoría masculina, aunque parece que no por mucho tiempo. Ya el primer rango de edad (30-44 años), el más numeroso entre la población activa, la mujer ha dado un salto espectacular en los últimos años. Desde 2005, el 74,7% de los nuevos activos sumados son mujeres: en términos absolutos, 21.900 del total de 29.300. Y eso se traduce en un peso del 46,2%, diez puntos más que en 2005 (53.000 de los 114.600 activos de esta edad en Huelva, actualmente).

La brecha mayor continúa en el rango siguiente, a partir de 45 años, reflejo de la realidad femenina en el pasado, con escasa introducción en el mercado laboral. Pese a esa rémora, tampoco ha escapado a la evolución natural de los últimos años y el número de mujeres en disposición de trabajar se ha duplicado: un incremento del 108% para quedarse con una tajada del 41,2% del total, diez puntos más que en 2005.

La evolución es clara. Otra cosa es que el empleo femenino crezca frente al masculino. Pero el arranque ya refleja un claro cambio de mentalidad en la provincia.

La renovación que falla, en cambio, es la de la edad. El envejecimiento del mercado laboral es evidente en la estadística, aunque el presidente del Consejo Económico y Social de la provincia de Huelva, Juan José García del Hoyo, no cree que sea tan intenso como en otros puntos del país y resta fiabilidad también a los datos de la EPA, que considera sería necesario contrastar con otras fuentes.

Demográficamente -añade García del Hoyo- sí se da este fenómeno en la provincia, “muy significativo en los pueblos de la Sierra, con situaciones que empiezan a asemejarse a las de provincias de Castilla-León, pero también es singular en el Andévalo y algunas zonas del Condado, que coinciden con las más deprimidas de Huelva”, recalca, poniendo al otro lado la Costa y su mayor índice de natalidad e inmigración.

Los activos mayores de 45 años han aumentado un 59,2% desde 2005. Hay 31.200 más, de los que el grueso los aporta el tramo de edad previo a la jubilación (45-64), con un 57,8%. Éstos se llevaban antes un cuarto del pastel, y ahora acaparan un tercio (33,6%), por lo que empiezan a mostrar el riesgo del actual sistema de pensiones: en pocos años estarán en disposición de acceder a la jubilación y no hay trabajadores jóvenes suficientes que les releven en el mercado. Frente a los 30.100 que han entrado en la antesala en once años, hay 17.400 activos menos de 16 a 29 años. Muchos han optado por prolongar sus estudios por la falta de empleo, y otros, subraya el presidente del CESpH, “han cogido las maletas y se han ido fuera en busca de oportunidades”.

La guinda la ponen los mayores de 65 años que siguen trabajando sin corresponderle. Desde 2005 se han multiplicado por tres. Son autónomos y funcionarios, que prolongan su edad de jubilación tras convertirse en sostén de hijos y nietos, víctimas de la recesión.

Origen: El mercado laboral se feminiza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *